Página agregada a favoritos

Recursos

Noticias

CASE Noticias

Justo en el blanco: la compactación inteligente mejora la calidad y la productividad

  • Publicado mar sep 30, 2014

La compactación inteligente simplifica el trabajo, completa las tareas en la menor cantidad posible de pasadas y ayuda a disminuir el riesgo de compactar demasiado o muy poco, ahorrando tiempo y dinero.

El equipo de compactación es lo más directo posible: se usa el peso, el movimiento y la vibración para compactar los materiales de construcción (tierra, gravilla, asfalto) conforme a las especificaciones requeridas. Pero dicha compactación solo se logra gracias a una ciencia y a las tecnologías de compactación inteligente, que van desde simples medidores hasta sistemas automatizados que ajustan el desempeño de la maquinaria en lugar del operador, ayudando de este modo a simplificar la operación y permitiendo que los contratistas mejoren la productividad si el trabajo se hace bien al primer intento.

Hacer el trabajo bien y al primer intento es el factor más importante en juego: la mayoría de las agencias exigen que el contratista repare las superficies mal compactadas sin costo. Es aquí donde la compactación inteligente proporciona el mayor beneficio, que le permite avanzar hacia trabajos pagos en vez de tener que regresar y trabajar gratis.

Estilo 1: detección del rebote simple

La tecnología de compactación inteligente es muy variada. Puede ser tan sencilla como un medidor de compactación. El medidor de compactación le dice al operador cuánto rebote hay en el tambor, de modo tal que el operador puede hacer los ajustes necesarios. Esta capacidad de monitorear continuamente y de reaccionar ante los datos es muy valiosa.

Si hay demasiado rebote, el operador sabe que el material está bien compactado y que puede bajar la vibración. Si hay poco rebote, o nada, aún se ejerce mucha fuerza sobre el suelo, lo cual significa que el área no está completamente compactada aún y que el operador debe continuar con su tarea o bien determinar si el material compactado aún sirve.

Estilo 2: dar instrucciones al operador según las condiciones del material en tiempo real

El siguiente nivel de compactación inteligente de hecho le ofrece al operador condiciones/entornos de operación recomendados según los datos que se reciben de las condiciones del material compactado en tiempo real. Esto se basa en las configuraciones deseadas de rigidez. La rigidez deseada se preconfigura según un punto de referencia que ya cumplió con los requisitos. A medida que la compactadora se desplaza, permite que el operador sepa en qué rango debería estar operando. La pantalla muestra al operador las millas por hora a las que debería estar desplazándose y el nivel de vibración que debería estar configurado. El operador sigue manejando todos los ajustes, pero el sistema le da las pautas según las cuales debería estar operando.

Este método es más avanzado que los medidores de compactación sencillos porque muestra los parámetros dentro de los que se trabaja y esto permite que el operador intervenga en el proceso de compactación y aprenda. La decisión de intervenir depende de los operadores.

Es importante destacar que estas tecnologías miden rigidez, no densidad. Los medidores de densidad nuclear, que conforman la herramienta de medición más aceptada en la industria, miden la densidad del suelo.

Se dice que la medición de la rigidez suele ser un mejor indicador que la densidad. Si una compañía usa un medidor de densidad nuclear estrictamente para obtener los datos, entonces no conoce las capacidades de soporte de carga. Aún se requiere una prueba de densidad nuclear, pero no será tan precisa y habrá una mayor probabilidad de pasar si se usa la compactación inteligente.

Estilo 3: automatización del proceso

El tercer nivel de compactación inteligente es la opción de compactación “de lujo”. Este es un sistema que ajustará la vibración de los tambores en forma automática a medida que se avanza, así que lo único de lo que se tiene que preocupar el operador es la dirección y la velocidad a la que se desplaza. Estos sistemas son más avanzados y dependen más de los dispositivos electrónicos, por lo cual algunos fabricantes colocan estos sistemas solamente en unidades con cabina cerrada para impedir el ingreso de tierra y proteger los dispositivos electrónicos.

Estas maquinarias que se ajustan automáticamente logran su cometido de diversas formas. Puede ser con pesos que se compensan unos con otros, de modo tal que el operador pasa de contar con amplitud total, a baja, a compensar por completo cada uno sin amplitud ni vibración. En el otro estilo, los pesos se giran a sí mismos y así pasan de una vibración hacia arriba y hacia abajo a una oscilación. Disminuye hasta la frecuencia más baja posible y se apaga cuando está listo.

Comentarios sobre las lecturas de temperatura

Otro factor importante que un buen sistema de compactación inteligente controlará en las aplicaciones de pavimentado es la temperatura del asfalto. Según la mezcla de asfalto, éste debe ser compactado a temperaturas de hasta 425 grados. Apenas empiece a enfriarse demasiado, dejará de compactarse correctamente y empezarán a formarse ondas, empellones y grietas. La temperatura del asfalto es extremadamente importante, y estos sistemas permiten asegurarse de que la compactación se está realizando a una temperatura aceptable.

Llegar al siguiente nivel con la tecnología de mapeado

La documentación es una función estándar en muchos sistemas de compactación inteligentes. El sistema puede documentar y mostrar (ya sea mediante una impresión o en una computadora) los detalles de cada pasada, para que el contratista pueda probar que el trabajo se llevó a cabo según las especificaciones. El futuro de la documentación y la compactación inteligente, sin embargo, yace en las manos de las tecnologías de mapeado. A diferencia de la función estándar de documentación, los propietarios pueden conectar las coordenadas de la obra y hacerlas coincidir con la información documentada mediante el sistema de compactación inteligente. Esta nueva combinación de datos y ubicación permite ver dónde se hicieron las pasadas, cuántas pasadas se realizaron, los niveles de compactación, cuáles fueron los parámetros y más.

Con el elaborado detalle de los sistemas de mapeado, si hay una zona en la obra que no esté alcanzando los niveles de compactación, los contratistas podrán determinar con exactitud donde está. Esto es crucial porque podría haber materiales de base inadecuados por debajo o alguna otra obstrucción que impide la obtención de la compactación adecuada. Sin las tecnologías de mapeado, el operador solo sabe que hay una parcela mal hecha en algún lugar de la elevación. Quizás pueda hacer una estimación bien fundada acerca de su ubicación, pero no podrá detectarla. Con la tecnología de mapeado, pueden hacer ajustes o reparaciones específicas.

Estas soluciones de mapeado llevan la compactación inteligente a un nivel completamente nuevo y no son difíciles de integrar, debido a que muchas obras ya cuentan con el sistema instalado para la tecnología de control de maquinarias que se usa en niveladoras y demás equipos.

Beneficios desde el suelo hacia arriba

Estos sistemas no sólo ofrecen una mayor productividad y la capacidad de realizar la tarea más rápidamente gracias a los parámetros de desempeño óptimos, sino que también ofrecen costos más bajos debido a que hay menos probabilidades de tener que volver a rehacer el trabajo.

Con un incremento tan rápido en la calidad de la compactación durante las pasadas iniciales, se necesitan menos pasadas para alcanzar las especificaciones meta. Una de las consecuencias de tener que hacer menos pasadas puede ser un ahorro de tiempo, combustible y mantenimiento de la maquinaria – además de que se evitan los escurrimientos vinculados con demasiada o muy poca compactación.

Otra importante ventaja es la capacitación simplificada. Los contratistas pueden colocar un nuevo operador en la máquina compactadora y ésta le ayudará a comprender cómo manejar la máquina con eficiencia. Aunque estos sistemas se están volviendo cada vez más inteligentes, el factor humano es crítico y la capacitación simplificada ayuda a que el operador se ponga al día. Éste podrá ver ciertas cosas o escuchar sonidos que le indicarán cuándo alcanzaron la compactación óptima, y así empezarán a reconocerla más rápidamente en el futuro.

Con esta larga lista de beneficios, la compactación inteligente es el futuro de la tecnlogía de compactación eficiente y productiva. Los beneficios de productividad, costos de operación, calidad y capacitación/desempeño del operador son demasiado grandes como para no tenerlos en cuenta. Después de todo, ¿qué podría ser mejor que un futuro inteligente?

¿Qué podemos ayudarle a encontrar?

0 resultados encontrado
tipo
filtrado por:

No se han encontrado resultados

Haga clic en este icono en todo el sitio para agregar páginas a sus favoritos.

Mis favoritos de CASE

0 resultado encontrado