Página agregada a favoritos

Recursos

Noticias

CASE Noticias

Lista de verificación de la inspección de equipos previa y posterior al funcionamiento

  • Publicado mar dic 5, 2017

El operador del equipo puede evitar el tiempo de inactividad, extender la vida útil y garantizar un funcionamiento más eficiente con tan solo unos minutos de inspección preventiva antes y después del funcionamiento.

"Una onza de prevención vale más que una libra de soluciones", Ben Franklin no era un operador de equipo pesado ni administrador de flotas, pero podría haberlo sido cuando dijo aquellas famosas palabras.

La siguiente lista se apoya en la sabiduría de Franklin. Al realizar los siguientes pasos cada día antes y después del funcionamiento, los propietarios de los equipos y los operadores evitan que sucedan cosas malas antes de que se conviertan en costosos tiempos de inactividad, y garantizan que los administradores de flotas puedan abordar los problemas de estado del equipo y mantenimiento durante todo el día con el impacto mínimo sobre la productividad.

Lista de verificación de la inspección de equipos previa y posterior al funcionamiento

  • Revise los neumáticos, las llantas o el tren de rodaje en busca de daños o desgaste anormal y elimine los residuos. Así como usted o yo no funcionamos a plena capacidad con un pie quebrado o cuando usamos zapatos rotos o de otro talle, una máquina puede ver obstaculizado su desempeño por las ineficiencias de los neumáticos o las orugas en que se apoya. Identifique e informe cualquier daño o posibles daños.
  • Compruebe los niveles de líquido: aceite del motor e hidráulico, líquido diésel y líquido de escape diesel (DEF, del inglés diesel exhaust fluid), y refrigerante. Los líquidos son el alma de cada máquina y requieren niveles específicos para funcionar correctamente. Una caída repentina de los niveles de líquido puede derivar en innumerables problemas con la máquina que requieren atención inmediata (mangueras reventadas, fugas del filtro, etc.).
  • Elimine todos los desechos acumulados alrededor del radiador y otros componentes del motor. El motor está hecho de piezas móviles y correas que generan calor y fricción; y los sistemas diseñados para enfriar el compartimiento del motor necesitan espacio para respirar. Es importante revisar y eliminar cualquier desorden o material del lugar del trabajo que pueda haber entrado al compartimiento del motor.
  • Revise los filtros de combustible, aceite, aire y otros filtros en busca de indicios de daños o fugas. Los filtros con frecuencia son un elemento fácil y rápido de reemplazar, y trabajar con filtros que funcionen correctamente puede evitar varios problemas con la máquina.
  • Revise las correas (alternador, ventilador, etc.). Una correa desgastada y deshilachada es otro elemento de desgaste que es relativamente fácil de reemplazar. Si lo nota antes de que falle, entonces el operador puede comunicarse con el equipo de mantenimiento para que la reemplace durante el tiempo de inactividad programado o el próximo mantenimiento preventivo para asegurarse de no crear un tiempo de inactividad imprevisto durante el transcurso de la jornada de trabajo.
  • Identifique los puntos de engrase y la frecuencia. Cada máquina y cada OEM es diferente, y mantener la máquina correctamente engrasada es fundamental si se tienen en cuenta la potencia y la fricción creadas por estas gigantescas piezas de acero cuando trabajan juntas. También puede ayudar a impedir la entrada de humedad y materiales abrasivos de la obra que pueden aparecer en articulaciones y puntos de fricción que no están bien engrasados.
  • Revise si hay fugas o líquido acumulado alrededor y debajo de la máquina. Este es un sencillo indicador de que algo no está bien. Por ello, el origen de ese líquido se debe identificar y solucionar antes del funcionamiento y esos líquidos se deben reemplazar.
  • Revise las conexiones hidráulicas auxiliares y la presión. Simplemente compruebe la integridad de la estructura de acoplamiento y que no esté dañada. Los equipos más recientes a menudo incluyen desconexiones rápidas de alivio de presión; tómese el tiempo para aliviar la presión cuando desconecte los accesorios.
  • Compruebe si hay nuevos indicios de daño estructural, arañazos o abolladuras en la máquina. Esto es casi más importante después que antes del funcionamiento. Una vez que termina el día, notar e identificar cualquier daño a la máquina garantiza que las reparaciones necesarias se realicen antes de que empiece el próximo turno y también permite al operador determinar la forma en que se produjo ese daño. ¿En el sitio hay otra estructura con la que pueda entrar en contacto la máquina? ¿Hay daños en otros lugares en el sitio que deban ser abordados? Asimismo, si se observa que el daño estaba antes del inicio del turno y no cuando el operador realizó la inspección el día anterior, esto indica que algo sucedió en la noche o que posiblemente hubo un uso no autorizado de la máquina.
  • Compruebe si hay daños en las herramientas que se conectan con la tierra (cucharones, dientes, etc.). El rendimiento de una máquina se ve afectado en gran medida por la eficacia con que las herramientas de trabajo se conectan con el material que se está excavando y moviendo. Cucharones y dientes desgastados o rotos llevan a un funcionamiento ineficaz, un mayor uso de combustible y un mayor desgaste y deterioro de la máquina en general. Identificar y abordar estos elementos de la máquina antes de que se vuelvan problemáticos harán que el operador sea más productivo y eficiente.
  • Inspeccione el montaje del accesorio para garantizar una conexión adecuada. Esto incluye comprobar que el acoplador esté alineado y completamente conectado (mediante medios manuales, automáticos o hidráulicos), y que las mangueras hidráulicas (y las conexiones eléctricas, si corresponde) estén conectadas correctamente.
  • Inspeccione el compartimiento del operador y despeje todos los desechos u obstrucciones. El desorden puede ser una distracción; y cualquier cosa en la cabina que, en última instancia, impida la conexión de la gama completa de controles es un peligro para la operación.
  • Revise y ajuste los espejos. Esto puede parecer obvio, pero la visibilidad es esencial para la atención, la seguridad y la productividad en la obra. Tener los espejos ajustados según la preferencia del operador lo hará un mejor operador.
  • Familiarícese con el estilo del control y cámbielo según sea necesario. En la actualidad, la mayoría de las máquinas vienen con selectores de patrones bastante simples que permiten que el operador utilice el patrón de control con el que está más familiarizado. Esto lleva a una mayor productividad y una mayor satisfacción del operador.
  • Identifique los controles auxiliares y del accesorio. Cada tipo y estilo de máquina controla los accesorios de forma diferente; los operadores deben identificar cómo trabajar correctamente con el accesorio antes de intentar usarlo.
  • Arranque el motor y revise los indicadores y las advertencias de la consola. Las máquinas de hoy están diseñadas para proporcionar al operador más información sobre el funcionamiento de los sistemas internos que nunca antes. Tome nota de cualquier símbolo o luces de advertencia que destellen, revise el manual del propietario y consulte con el personal de mantenimiento antes de la operación.
  • Si se incluye una cámara retrovisora, revísela. Nuevamente, la atención y la seguridad en la obra son primordiales. Si la cámara retrovisora está obstruida o desactivada de algún modo, esto afecta negativamente la capacidad del operador para tener plena conciencia de la obra alrededor suyo.
  • Revise todo el entorno externo de la cabina. Conozca el lugar de trabajo, y las personas y las estructuras que hay dentro de su entorno de trabajo. Esto garantizará una seguridad y productividad óptimas en la obra.

¿Qué podemos ayudarle a encontrar?

0 resultados encontrado
tipo
filtrado por:

No se han encontrado resultados

Haga clic en este icono en todo el sitio para agregar páginas a sus favoritos.

Mis favoritos de CASE

0 resultado encontrado